Primeras impresiones del Chevrolet Bolt


Chevrolet Bolt

La prensa especializada empieza a probar las primeras unidades del Chevrolet Bolt eléctrico que salen de la cadena de producción. Las críticas, están siendo muy buenas y éste es uno de esos coches eléctricos que podrían ayudar mucho a acelerar la transición a la movilidad eléctrica del transporte privado. En Europa, este coche tendrá otro nombre; Opel Ampera-e, y llegará un poco más tarde al mercado. Por eso, mientras esperamos, nos podemos deleitar con estas fotos y vídeo de TechCrunch.

Chevrolet Bolt

La batería del modelo probado es de 60 kWh, lo que le da una autonomía de 383 km según el ciclo EPA (más realista), y 500 km según el ciclo NEDC, que sólo nos vale como orientación para poderlo comparar con otros coches eléctricos. Se mueve con un motor eléctrico de 150 kW, equivalente a unos 200 CV, así que se podría decir que es un vehículo bastante potente a pesar de su apariencia, en especial si lo comparamos con otros coches de combustión similares en tamaño o clase. Pasa de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos.

Como vemos, por el mercado al que va dirigido y por su rango, el Bolt (o Ampera-e) podría convertirse pronto en uno de los coches eléctricos más vendidos del mundo. Además, su precio de unos 30.000 dólares tras las ayudas del Gobierno facilitarán esa posibilidad. Es por esta razón que este coche levanta tanta expectación.

Palanca de cambios del Chevrolet Bolt

Como curiosidad, en este coche puedes mover la palanca de cambios hacia abajo para meter la marcha directa, y empezar a circular. Hasta este punto, se comporta como cualquier otro coche automático, pero el freno regenerativo no entra realmente en acción con todo su potencial hasta que mueves esa palanca de cambios abajo una vez más. En ese caso, el freno regenerativo empieza a funcionar a todo su potencial, utilizando el motor eléctrico para lastrar el coche y así, utilizarlo como generador de electricidad. Esa energía es almacenada en la batería para un uso posterior. Esta forma de conducir requiere de cierta experiencia para que al levantar el pie del acelerador el coche no te de un golpe un poco fuerte al empezar a frenar con relativa fuerza si lo hemos hecho con rapidez. Al conducir así, hay que mantener el pie en el acelerador ligeramente, para que la frenada no sea tan brusca. Una vez que uno se acostumbra, conducirlo así es bastante intuitivo y se consigue cargar la batería con mucha más frecuencia que conduciendo en el modo normal. En todo momento, en el salpicadero podemos ver cuánta energía estamos recuperando, o, en la mayoría de las situaciones, consumiendo.

Salpicadero del Chevrolet Bolt

El sistema de entretenimiento del Bolt tiene soporte para Android Auto y Apple Car, lo que permite conectar tu Smartphone y con él las Apps de mapas que tengas instaladas, para utilizarlo como sistema de navegación en la pantalla del salpicadero. Es una aproximación bastante curiosa que sorprende bastante porque confían en que eso sea más que suficiente en lugar de instalar un sistema de navegación propio, en el que salgan, por ejemplo, estaciones de carga para coches eléctricos. En este vídeo, podemos ver cómo llevan el este Chevy Bolt a cruzar el Golden Gate de San Francisco

Detrás del volante, como corresponde a cualquier coche moderno, tenemos de nuevo una pantalla, que sustituye a los diseños tradicionales con agujas, a las que tampoco intenta imitar.

Salpicadero del Chevrolet Bolt

En TechCrunch tienes muchos más detalles sobre el Bolt, del que seguramente hablaremos muy a menudo en Denki.

Anterior Arnold Schwarzenegger conduce un Mercedes-Benz Clase G convertido a 100% eléctrico
Siguiente Tesla cambia la marca del Model 3 para utilizar el número claramente

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *