Así se puede engañar al sistema que desactiva el Autopilot de Tesla… ¡con una naranja!


El Autopilot de Tesla es un sistema de conducción autónomo, pero no completamente autónomo, al menos no todavía. Por esa razón, la compañía requiere que el conductor siempre ponga atención en la carretera por la que circula y eso lo consigue exigiendo que al menos cada dos minutos, el conductor tenga las manos sobre el volante. Pues bien, este sistema es muy fácil de engañar… porque, en realidad, lo que Tesla hace es comprobar que hay cierta presión, la de los dedos, sobre el arco superior del volante. Si ponemos las manos encima sin más, también salta la alerta, y si no se aplica cierta presión, el coche desactiva el piloto automático y para en un lugar seguro. Por esta razón, basta con encontrar algo que funcione de manera similar a unos dedos aplicando presión sobre la parte baja del arco superior del volante… y una naranja, cumple perfectamente con esa función. En este vídeo, lo podemos ver. Como se suele decir en estos casos, no hagas esto en casa, porque puede resultar peligroso.

Después de ver este vídeo es probable que futuras versiones de los coches de Tesla tengan más sensores de presión en lugar de sólo uno, para que este truco, deje de funcionar.

Anterior El camión eléctrico de Tesla, el Semi, cazado en un vídeo tan corto como impresionante
Siguiente Los primeros Tesla Model 3 con dos motores salen de la fábrica

Pulsa aquí para visitar nuestro foro y dejar tu comentario sobre este artículo. ¿Tienes algo que añadir o contestar?